Oración , Preghiera , Priére , Prayer , Gebet , Oratio, Oração de Jesus

http://www.midbar.it/images/home_1_00.jpg  
CATECISMO DA IGREJA CATÓLICA:
2666. Mas o nome que tudo encerra é o que o Filho de Deus recebe na sua encarnação: JESUS. O nome divino é indizível para lábios humanos mas, ao assumir a nossa humanidade, o Verbo de Deus comunica-no-lo e nós podemos invocá-lo: «Jesus», « YHWH salva» . O nome de Jesus contém tudo: Deus e o homem e toda a economia da criação e da salvação. Rezar «Jesus» é invocá-Lo, chamá-Lo a nós. O seu nome é o único que contém a presença que significa. Jesus é o Ressuscitado, e todo aquele que invocar o seu nome, acolhe o Filho de Deus que o amou e por ele Se entregou.
2667. Esta invocação de fé tão simples foi desenvolvida na tradição da oração sob as mais variadas formas, tanto no Oriente como no Ocidente. A formulação mais habitual, transmitida pelos espirituais do Sinai, da Síria e de Athos, é a invocação: «Jesus, Cristo, Filho de Deus, Senhor, tende piedade de nós, pecadores!». Ela conjuga o hino cristológico de Fl 2, 6-11 com a invocação do publicano e dos mendigos da luz (14). Por ela, o coração sintoniza com a miséria dos homens e com a misericórdia do seu Salvador.
2668. A invocação do santo Nome de Jesus é o caminho mais simples da oração contínua. Muitas vezes repetida por um coração humildemente atento, não se dispersa num «mar de palavras», mas «guarda a Palavra e produz fruto pela constância». E é possível «em todo o tempo», porque não constitui uma ocupação a par de outra, mas é a ocupação única, a de amar a Deus, que anima e transfigura toda a acção em Cristo Jesus.

quarta-feira, 27 de abril de 2016

LA GRAN PROMESA DEL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA: LOS CINCO PRIMEROS SÁBADOS REPARADORES


LA GRAN PROMESA DEL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA: LOS CINCO PRIMEROS SÁBADOS REPARADORES
"Mira, hija mía, mi Corazón cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan sin cesar con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos procura consolarme; y di que: a todos los que durante cinco meses en el primer sábado, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen el Rosario, me hagan quince minutos de compañía, meditando en los quince misterios del Rosario, con el fin de desagraviarme, les prometo asistir en la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para su salvación" ( Nuestra Señora a Sor Lucía en Pontevedra el 10 de diciembre de 1925)

LA GRAN REVELACIÓN DE TUY: DIOS PIDE LA CONSAGRACIÓN DE RUSIA AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

LA GRAN REVELACIÓN DE TUY: DIOS PIDE LA CONSAGRACIÓN DE RUSIA AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA
«(13-6-1929). Yo había pedido y obtenido permiso de mis superiores y de mi confesor para hacer la Hora Santa desde las 23:00 hs hasta la medianoche de jueves a viernes.» «Estando sola una noche, me arrodillé ante el comulgatorio, en medio de la capilla, para decir las oraciones del Ángel, permaneciendo postrada. Sintiéndome cansada, me levanté y me arrodillé, y continué diciéndolas con los brazos en forma de Cruz. La única luz venía de la lámpara del santuario.Repentinamente, una luz sobrenatural iluminó toda la capilla y sobre el altar apareció una cruz de luz que alcanzaba hasta el techo. En una zona brillante pude ver, sobre la parte más alta de la Cruz, el rostro de un hombre y su cuerpo hasta la cintura; sobre Su pecho había una paloma, igualmente luminosa.Y clavado a la cruz, el cuerpo de otro hombre. Un poco abajo de la cintura, suspendido en el aire, se veía un Cáliz y una Hostia grande, dentro del cual cayeron algunas gotas de Sangre desde el rostro del Crucificado y de la herida en Su pecho. Estas gotas rodaron por la Hostia y cayeron dentro del Cáliz. Bajo el brazo derecho de la Cruz estaba Nuestra Señora con Su Inmaculado Corazón en Su mano.Era Nuestra Señora de Fátima con Su Inmaculado Corazón en Su mano derecha,sin una espada ni rosas, pero con una corona de espinas y llamas.Bajo el brazo izquierdo de la Cruz, unas grandes letras, como si fueran agua clara cristalina corriendo sobre el Altar, formando estas palabras: "Gracia y Misericordia". Yo comprendí que era el misterio de la Santísima Trinidad que se me mostraba, y recibí luces sobre este misterio, de las cuales no me es permitido revelar. Luego Nuestra Señora me dijo: "El momento ha llegado en que Dios pide al Santo Padre, que haga, en unión con todos los Obispos del mundo, la consagración de Rusia a Mi Inmaculado Corazón, prometiendo salvarla por este medio.Tan numerosas son las almas que la justicia de Dios condena por pecados cometidos contra Mi, que Yo vengo a pedir reparación. Sacrifícate tu misma por esta intención y reza.” ( Hna. Lucía, vidente de Fátima)